Falafel

Los falafel son una deliciosa y popular comida del Medio Oriente, particularmente asociada con la cocina árabe. Tienen una historia fascinante que se remonta a miles de años atrás. Aunque su origen exacto es objeto de debate, se cree que la receta de falafel puede haberse originado en Egipto o en alguna otra parte de la región del Levante, que incluye países como Israel, Palestina, Líbano y Siria donde los garbanzos eran un alimento básico en la dieta de estas antiguas civilizaciones.

Hoy en día, estas bolitas árabes de garbanzos se han convertido en una parte integral de la cultura culinaria de varias regiones, donde se sirven en los mercados callejeros y puestos de comida. Pero este delicioso bocado ha ido mucho más allá, convirtiéndose en un plato que se puede encontrar en casi todo el mundo, al igual que la pizza y las hamburguesas.

Receta de falafel

Estas pequeñas albóndigas o croquetas están hechas principalmente de garbanzos o habas, aunque a veces se utilizan una combinación de ambos ingredientes. Los garbanzos o habas se muelen y se mezclan con una variedad de hierbas y especias, como cilantro, perejil, ajo y comino, lo que les da su característico sabor y aroma.

Una vez que la mezcla está lista, se forman pequeñas bolas o discos que luego se fríen en aceite caliente hasta que estén dorados y crujientes por fuera, pero tiernos por dentro. Los falafel pueden servirse de muchas maneras: solos como aperitivo, dentro de un pan de pita con ensalada y salsa tahini, o como parte de un plato mezze, que es una selección de aperitivos y entrantes en la cocina árabe.

Los falafel son una opción popular para vegetarianos y veganos, ya que son una excelente fuente de proteína vegetal y están llenos de sabor. Además, la receta de los falafel es muy versátil, ya que se puede adaptar fácilmente a diferentes gustos y preferencias culinarias.

Hoy compartimos nuestra receta de falafel casero, para que tú también puedas experimentar en casa con esta joya de la gastronomía del Medio Oriente.

Ingredientes para 20/30 falafel: 

  • 500g de garbanzos (dejados en remojo un mínimo de 12 horas)
  • 2 cebollas medianas-grandes
  • Un puñado de perejil fresco o 2 cucharadas de perejil seco
  • Un puñado de cilantro fresco o 2 cucharadas de cilantro en hojas secas
  • 3 dientes de ajo
  • 3 cucharaditas de comino en polvo
  • 2 cucharaditas de bicarbonato
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • Pan rallado
  • Aceite para freír

Procedimiento: 

Cogemos la procesadora y procesamos los garbanzos colados, el cilantro, el perejil, los ajos y las cebollas. Unimos todo en un cuenco y mezclamos bien, añadimos las especias y la sal. Añadimos un poco de pan rallado según se necesite, si vemos que la masa tiene mucha agua, ir de poco en poco y recordar que al enfriarse se quedan más firmes (no añadir demasiado pan rallado o quedarán duras y panosas). Cuando tengamos la masa lista, la dejamos enfriar en la nevera un par de horas.

Formamos los falafel como si fueran albóndigas aplanadas (mojándonos las manos para que sea más fácil) y freímos en abundante aceite bien caliente. Servimos con alguna salsa tipo tahini o salsa de yogur.

Puedes optar por freír los falafel en la airfryer o al horno, una versión más saludable. Opta para unos garbanzos con piel fina y mucha cremosidad como nuestros garbanzos castellanos para preparar tus falafel caseros.