Harinas

Las harinas son el resultado de la molienda de granos, semillas, legumbres u otros alimentos ricos en almidón. Estas son fundamentales en la cocina, ya que sirven como base para la elaboración de una amplia variedad de productos.

Variedades de harinas

Existen muchas variedades.
Altas en proteínas, como las harinas de legumbres, son muy ricas en nutrientes y versátiles a la hora de trabajarlas, pudiendo utilizarse en la panadería y en la creación de cremas y salsas.
Las harinas integrales, constituidas por el grano molido completo del cereal, conservan todos los nutrientes del germen y del salvado, por lo que son más ricas en fibra, vitaminas y minerales.
Las harinas sin gluten, derivadas de cereales como el trigo sarraceno, el mijo, la quinoa, el teff, el arroz, el maíz y muchos más cereales libres de gluten.
(Cabe destacar que las propias características de la venta a granel hacen que no podamos certificar ninguno de nuestros productos como aptos para celíacos estrictos).
Las de frutos secos y semillas, también libres de gluten, son ideales para dietas cetogénicas al ser bajas en hidratos de carbono.
Los almidones son carbohidratos complejos que se encuentran en alimentos ricos en almidón, tienen propiedades espesantes, por lo que se utilizan para dar consistencia a salsas, sopas y postres. En la panadería, forman una red durante el proceso de cocción, dando estructura a productos como pan y pasteles. (muy utilizados en la panadería sin gluten).